Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
En 2015 los inversionistas se moverán en un océano de incertidumbre, y es que aún se desconoce el impacto que tendrá en la economía el desplome en los precios del petróleo y todavía no hay consenso sobre el momento en que podrían subir las tasas de interés en Estados Unidos, lo que fortalecerá al dólar frente a otras monedas, incluido el peso.

Para Oriol Bosch, director general de la Bolsa Mexicana de Valores, la tan temida alza en tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) no necesariamente será algo negativo para el mercado accionario mexicano, ya que una mayor dinámica en Estados Unidos jalará a México, lo que beneficiará a las empresas.

La regla de oro para hacer frente a la volatilidad es la diversificación, y entre enero y la primera semana de febrero la mejor parte la han sacado los valores en moneda extranjera.

Por ejemplo, en dicho lapso poner el dinero en francos suizos reportó una ganancia de 8.21%, seguido de los bonos a 30 años de Estados Unidos, que avanzaron 8.14 por ciento. En tercer sitio se situó la onza troy de plata, con 7.63 por ciento; en cuarta posición, el Centenario, con 6.2 por ciento, y el quinto sitio fue para la inversión en Udibonos, con 2.12 por ciento, lo que significa que cuatro de las cinco mejores inversiones fueron en moneda dura.

En ese sentido, Ernesto O’Farril, director de Estrategia de Actinver, manifiesta sus dudas sobre los rendimientos que podrían ofrecer los activos en pesos este año. Desde su perspectiva un escenario de alzas en tasas por parte de la FED hará que los grandes manejadores de fondos privilegien los activos en dólares, por lo que ve un año poco atractivo para las acciones de empresas mexicanas.

El efecto Grecia y Ucrania

Empero, hay buenas noticias para los inversionistas, y es que la Bolsa Mexicana de Valores ha fortalecido el número de emisoras registradas en la Sección Internacional de Cotizaciones (SIC), y ya no se necesita abrir una cuenta en Estados Unidos o Suiza para comprar valores de empresas extranjeras.

Empero, hay buenas noticias para los inversionistas, y es que la Bolsa Mexicana de Valores ha fortalecido el número de emisoras registradas en la Sección Internacional de Cotizaciones (SIC), y ya no se necesita abrir una cuenta en Estados Unidos o Suiza para comprar valores de empresas extranjeras.

En el SIC además cotizan los llamados ETF´s y TRACs, que replican canastas de acciones, índices o los precios de materias primas como el oro, lo que es una cobertura natural en dólares. En especial este último siempre se ha visto como un refugio para los inversionistas en tiempos de nerviosismo.

Ricardo Gómez, director general de casas de bolsa Finamex, señala en ese sentido que crisis políticas como las que enfrentan Grecia y Ucrania hacen más complicado el escenario para las inversiones financieras en 2015, aunque siempre algo puede traer buenos dividendos.

Gómez recomienda un portafolio donde 30 por ciento esté en bonos, de los cuales 20 por ciento deben estar en moneda dura y 10 por ciento en pesos; otro 20 por ciento debe ponerse en acciones de empresas de todo el mundo; 40 por ciento en acciones de empresas estadounidenses, y 10 por ciento en oro.

“El año pasado un portafolio con esa composición otorgó un rendimiento de 16.5 por ciento, lo que quiere decir que existen oportunidades aún en momentos de gran volatilidad”, añade Gómez.

“El contexto económico, donde la mayor parte de los analistas, desde enero, ha comenzado a revisar a la baja los pronósticos de crecimiento del PIB de México ocasionan que las empresas que cotizan en el mercado accionario se enfrenten a un entorno donde las utilidades quizá no crezcan tan rápido como todos quisieran”, señala Juan Sebastián Musi, socio de CI Estrategias.

Esto, sin embargo, no priva que algunas emisoras mexicanas puedan tener un desempeño favorable, pero Musi dice que habrá que ser muy riguroso en el análisis y acercarse a profesionales de las inversiones que tienen una visión completa del manejo de riesgos.

O’Farril opina que un aspecto no menor es que a nivel global no existe una coordinación de las políticas monetarias entre la FED, el Banco Central Europeo y el Banco Central de Japón, ya que si bien queda claro que Estados Unidos puede subir sus tasas de interés en este año, eso no se dará en Europa, donde se estará inyectando liquidez a través de la compra de bonos.

La realidad es que no hay un solo pronóstico sobre cuándo moverá sus tasas la FED, aunque la calificadora S&P ha dicho que ese proceso podría darse desde abril.

“Veo un tipo de cambio que en todo el año promediará 14 pesos, pero que puede presentar crestas de 14.40 pesos”, anticipa O’Farril.

En opinión de Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de CI Banco, 2015 será un año en el cual los cambios en políticas monetarias traerán gran volatilidad, donde Estados Unidos está creciendo bien, y un alza en tasas de los fondos federales en esa nación provocará reacomodos de los portafolios en los que muchos inversionistas se concentrarán en bonos de corto plazo para evitar minusvalías.

Una vez que se vea un entorno más estable en tasas, se tendrán que volver a equilibrar los portafolios, y en el mercado de valores local CI Banco recomienda poner atención en el sector energético con acciones como Ienova, Mexchem, así como empresas del ramo de infraestructura, como Pinfra, que podría tener mejor desempeño que ICA.

“El sector financiero todavía tiene un rezago con respecto a la actividad económica, pero tendrá mejor comportamiento en la segunda mitad del año”, prevé Gordillo.

Con el SIC, prosigue, el inversionista mexicano ahora tiene la facilidad de jugar a favor o en contra de ciclos, donde un sector interesante son los TRACs de empresas de tecnología, pero también los bancos y empresas financieras.

La recomendación de O’Farril, de Actinver, es diseñar un portafolio donde la mitad de la inversión esté en deuda, básicamente bonos de excelente calificación con tasas revisables, con algo de Udibonos, y la otra mitad en renta variable, básicamente acciones de empresas europeas y estadounidenses, con un pequeño porcentaje en FIBRAs.

Como sea, el inversionista mexicano, a diferencia del pasado, tiene más alternativas para defenderse de la volatilidad y poder ganar dinero aún en un año que, de entrada, pinta complicado.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx / ROGELIO VARELA

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.