Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com

(CNNexpansion) En cierta ocasión le preguntaron al doctor Daniel Navas, ex director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de Torino, Italia, qué era lo que "les dolía a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes)".

En México, sólo 2 de cada diez Pymes logran llegar a su quinto año de operación.  Valdría la pena agregar

 
además que de estas 2 no necesariamente el 100% llega en perfectas condiciones, sino por el contrario, suelen llegar desgastadas, con problemas financieros, con poca infraestructura y posiblemente con un equipo que no presenta gran eficiencia ni eficacia además de falta de motivación.  Pero, ¿cuál es la razón?

Para Ranferi Molina Benitez, uno de los problemas principales a los que se enfrentan las Pymes es la falta de financiamiento. En sí, entre más pequeña es la empresa, más difícil le resulta obtener financiamiento. 

Irónicamente, las Pymes se constituyen por otro lado como un gran motor para el desarrollo económico pues representan una gran fuente de empleo.  Sólo en México, las Pymes reportaron en el 2007 más de 569,200 fuentes de empleo formales.  ¿Cómo apoyar entonces a estas empresas si bien ellas resultan ser un foco de desarrollo tan importante?

Reconociendo que el financiamiento suele ser escaso, costoso y muy volátil, la sugerencia del doctor Molina es proponer una correcta gestión interna, es decir, articular debidamente los objetivos de la empresa en base a metas muy bien delimitadas y uniendo esta estrategia correctamente con la operación de la organización.  Si esto fuera cierto, se podría decir entonces que uno de los principios básicos de la administración debería encontrar eco en este pensar: "objetivos claros, grandes ganancias".

Por otro lado, se sugiere también la realización de un plan de negocios que integre los cinco estudios básicos, mismos que corresponden al estudio de mercado, al técnico, organizacional, legal y financiero.  Con esto en mente, obviamente se debería tender a disminuir la probabilidad de fracaso de la empresa que está naciendo o bien, que se está reestructurando.

Finalmente, las Pymes deberían contar con un asesoramiento profesional efectivo que les diera lineamientos que garantizaran su supervivencia, crecimiento y consolidación.  Aquí es donde las incubadoras de negocio, las aceleradoras de negocios, los programas de emprendedores y las universidades, deberían encontrar una razón más de su vocación.

Es cierto que ahora se habla de un índice de mortandad de las Pymes incluso diario, y yo me preguntaría,  ¿por qué no comenzar a hablar entonces de un índice de supervivencia de las Pymes cada vez más alto en nuestros tiempos?, o mejor aún, ¿por qué no hablar de un nuevo índice sobre el grado de éxito creciente de las Pymes en todo el mundo?

* El autor es Vicerrector Académico de la Universidad Anáhuac México Sur. El texto fue dirigido por MBA Liliana Ruiz Fuentes.

Fuente: CNNexpansion / Por: Carlos Miguel Barber Kuri*

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.