Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com

Valença, Brasil, 17 de abril.- La compañía francesa Michelin, que fabrica neumáticos en 70 factorías distribuidas en los cinco continentes, consume el 10 por ciento de la producción mundial de caucho, estimada entre 8 y 9 millones de toneladas al año.

Existe un hongo amazónico que ha devastado a toda la población de "hevea brasiliensis" o "serengueira" (árbol del caucho)
El fabricante de neumáticos gestiona este consumo a través de la Sociedad de Materias Primas Tropicales (SMTP), ubicada en Singapur, que también controla el abastecimiento de las fábricas que la compañía tiene, a pie de plantación, en Brasil, Costa de Marfil, Nigeria, Guinea y Gahna.

En Brasil, Michelin mantiene dos grandes plantaciones en Mato Grosso y en el estado de Bahía, ésta a 200 kilómetros de Salvador de Bahía, cercana a la localidad de Valença.

Allí ha potenciado desde los años 90 un modelo de desarrollo agrícola ideado a partir de la necesidad de renovar toda la población de "hevea brasiliensis" o "serengueira" (árbol del caucho) devastada por la infección del hongo amazónico "microcyclus-ulei".

Este hongo, que ha dejado a Brasil en el 1% de la producción mundial, se extenderá, según los técnicos de Michelin, al sureste asiático, productor del 95% del caucho mundial, aunque no se sabe cuándo.

Los resultados son la obtención de algunas variedades resistentes al hongo que ya renuevan la población de "hevea" de Brasil y se están ensayando en Asia para paliar con rapidez los efectos de la plaga cuando llegue al sureste asiático.

Para que la renovación de "serengueira" no haga estragos económicos en el agricultor, ya que una "hevea" no produce látex hasta los siete años de edad, el sistema combina el banano, productivo el primer año, con el cacao, a cuya planta le da la sombra que necesita, que más tarde se la proporcionará el árbol del caucho.

En una plantación de 9.000 hectáreas, de las que 3.000 son protegidas como una reserva biológica de bosque atlántico de referencia mundial, se producen 2.600 toneladas de látex, con el objetivo de llegar a las 3.500 en el año 2020.

Esta producción representa más del 30% de la producción de la fábrica que Michelin mantiene a pie de plantación, con una capacidad instaladas de 12.000 toneladas al año y que ahora rinde al 95%.

Esta cantidad representa el 10% de la producción brasileña, cuya industria origina 120.000 toneladas al año, mientras sus necesidades se sitúan en 280.000 toneladas.

El caucho natural se utiliza de distinta manera en la fabricación de neumáticos, ya que la proporción en una rueda de turismo el porcentaje es del 10%, en una de camión entre el 40% y 60% y en tractores y maquinaria similar hasta casi un cien por cien, ya que estos vehículos necesitan de la elevada resistencia de este caucho, muy superior a la del sintético, obtenido a partir del petróleo, que se deteriora con mucha rapidez.

Las propiedades dinámicas del látex o caucho, llevado a Europa por los conquistadores españoles, fueron descubiertas dos siglos más tarde, cuando el norteamericano Charles Goodyear descubrió la vulcanización del caucho al ser mezclado con azufre.

Esta mezcla es la que estabiliza su flexibilidad, ya que en estado natural, a elevadas temperaturas, se vuelve blando y pegajoso y a baja, temperatura rígido y frágil.

El látex o caucho obtenido de la sangría de las "heveas" es sometido a un proceso en las factorías cercanas a las plantaciones, que lo limpia, tritura y granula, antes de ser sometido a un secado a 120 grados.

Este proceso le lleva a un estado de resistencia plástica idóneo para la prensa y el empaquetado y para su transformación industrial en la fabricación de neumáticos o guantes de cirujano, pasando por otras numerosas aplicaciones. (Con información de EFE/APB)

FuenteEl Financiero en línea

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.