Tecnologia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El cambio al contexto digital no solo deja una gran marca en el entretenimiento, sino que también lo hace dentro de la industria productiva y la manera en la que se consumen bienes y servicios alrededor del mundo.

El entretenimiento ahora es digital

En los últimos años se ha visto un gran avance en las tecnologías que han cambiado el contexto del entretenimiento de múltiples formas. Un ejemplo de ello es que alrededor del mundo Internet ya superó a la televisión en 2019, siendo la principal fuente de consumo de medios e información.

Dentro de México, los hábitos de consumo de Internet han mostrado un crecimiento bastante claro, ya que en 2018 se aumentó a 82.7 % el consumo de internet en el país, en tanto que en 2017 esa cifra representaba el 79 %. De la misma forma, el entretenimiento digital ha sido la causa de la transformación de diversas industrias.

Un ejemplo aparece con la plataforma Betway que ha revitalizado a la industria del casino que parecía estar en decadencia al centrarse en puntos exclusivos como Las Vegas o Macao, para llevar los juegos clásicos de ruleta, poker, blackjack y las icónicas tragamonedas a plataformas digitales al alcance de todo el mundo y desde cualquier lugar.

Por su parte, Netflix dejó de lado a las empresas dedicadas a la renta de videos como Blockbuster, para ofrecerle un gran catálogo de series, películas y documentales a sus usuarios sin la necesidad de salir de casa. Cabe mencionar que la producción de contenido original de plataformas como Netflix o Amazon Prime Video también apunta a generar grandes cambios en la industria de Hollywood y las ceremonias que premian a lo mejor del cine alrededor del mundo.

Finalmente, otra plataforma que aprovecha el uso del Internet para dejar una marca en el entretenimiento global es Google Stadia, ya que al estilo de Netflix, la idea de este servicio es ofrecer juegos de video por streaming dejando de lado la necesidad de consolas o computadores dedicados y permitirle a sus usuarios jugar aprovechando un navegador web y una buena conexión a Internet.

netflix Unsplash
SOURCE: Unsplash.com

Un cambio que revoluciona industrias

El cambio al contexto digital no solo deja una gran marca en el entretenimiento, sino que también lo hace dentro de la industria productiva y la manera en la que se consumen bienes y servicios alrededor del mundo.

De acuerdo con un estudio realizado por DHL y el Ministerio de Comercio de Panamá, el e-commerce en Latinoamérica crecerá 22 % anual hasta 2021 con México y Brasil al frente de esta alza, seguidos por Argentina, Colombia, Chile y Perú. En este contexto se destaca que el principal reto para el desarrollo del comercio online en América Latina es el de la logística, ya que aún existen grandes diferencias y rezagos en operaciones aduaneras y cobertura de sistemas GPS, entre otros detalles.

A pesar de lo anterior, los consumidores latinoamericanos cada vez están teniendo más apertura hacia la compra de bienes y servicios en plataformas de comercio online como Amazon, Mercado Libre o eBay, las cuales facilitan la vida de los compradores y le ofrecen una oportunidad de negocios de escala global a los emprendedores.

Por su parte, empresas de transporte como Uber también han aprovechado el gran impulso que el cambio al contexto digital le ha dado al transporte en el continente, ya que estas plataformas le ofrecen una alternativa a los usuarios de taxis en las grandes ciudades, permitiéndoles tener más control sobre la manera en que se mueven de un lugar a otro.

tarjeta credito pexels
SOURCE pexels.com

Emprendimiento y negocios en la era digital

Así como la digitalización ha marcado grandes cambios en el entretenimiento y el comercio, el cambio a este contexto también apunta a revolucionar la manera de emprender en Latinoamérica. De acuerdo con un estudio publicado por BBVA donde se analiza a los países más emprendedores de América Latina, Chile, Puerto Rico y Colombia son los que ofrecen un mejor ecosistema emprendedor en la región, lo que se refiere a factores como la calidad del sector tecnológico, la capacidad de asumir riesgos y las posibilidades de crecer un negocio en el contexto internacional, entre otros factores.

Es aquí donde se vuelve importante destacar la importancia del acceso a Internet de banda ancha y a educación de calidad sobre el uso y desarrollo de nuevas tecnologías para su aplicación en la mejora de negocios con vistas a futuro. Una muestra de ello es el hecho de que a mediados de 2019 el 70 % de las empresas mexicanas no se habían digitalizado adoptando procesos de producción automatizados e interconectados, lo que afecta directamente la optimización de sus operaciones y relega a la industria productiva del país en la carrera hacia el liderazgo comercial de la región.

Afortunadamente, este 2020 ya comienza con un escenario productivo con herramientas que ayudan a resolver ese rezago tecnológico, ya que de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México se ha convertido en el segundo país con mayor crecimiento en penetración de banda ancha. Este dato apunta hacia un escenario prometedor en la digitalización de las empresas que existen en el país, además de que ayuda a facilitar el desarrollo de startups y su acceso a un mercado global con más y mejores posibilidades de competencia favorable.

entrepreneur pixabay
SOURCE: Pexels.com

La digitalización de bienes y servicios se ha convertido en una prioridad para el crecimiento de industrias como el entretenimiento, la manufactura y las comunicaciones, entre muchos otros, por lo que el acceso a más y mejores herramientas tecnológicas, así como una mayor penetración de internet de banda ancha en América Latina, son fundamentales para que industrias, negocios y emprendedores puedan seguirse desarrollando en este 2020.

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.