Finanzas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

México, 12 de noviembre.- Los mercados financieros siguen manifestando el temor del impacto que pueden tener los "hoyos negros" de los grupos financieros en el mundo, provocados por la crisis hipotecaria de Estados Unidos.

La semana anterior se caracterizó por un severo ajuste en los mercados financieros, y en particular en el de capitales, derivado de algunas revisiones negativas en las perspectivas de resultados para los gigantes financieros Citigroup y Bank of America, teniendo como consecuencia caídas importantes en sus acciones. El mayor problema radica en el desconocimiento del tamaño de las pérdidas que pueden tener no sólo los gigantes financieros de Estados Unidos, sino otros de diferentes partes del mundo.

A lo anterior se sumaron las declaraciones de varios miembros de la Fed, que mostraron su preocupación por el impacto que puede provocar la crisis hipotecaria en los balances de los grupos financieros, así como en el crecimiento económico y en posibles presiones inflacionarias. Todo esto llevó a los futuros de los Fondos Federales a una probabilidad de 100 por ciento que la Fed vuelva a reducir sus tasas de interés en la próxima reunión que tendrá el 11 de diciembre. Aunque esta posibilidad existía hasta antes de la última reunión que tuvo este organismo el pasado 31 de octubre, el comunicado que emitió en esa fecha descartaba la posibilidad de una nueva baja en el año, porque consideraba que el nivel de riesgo entre el crecimiento económico y la inflación estaban en equilibrio.

Por esta razón, en caso que la Fed decidiera volver a bajar las tasas en la última reunión del año, se estaría retractando de lo que recientemente anunció, demostrando que los riesgos sobre la economía son más fuertes de lo que esperaba, inclusive ignorando posibles presiones inflacionarias que pudieran generar los altos precios del petróleo y la depreciación del dólar frente a las principales monedas fuertes.

Ante este difícil escenario los índices bursátiles de Estados Unidos terminaron con pérdidas en la semana, pero de nueva cuenta, el IPC tuvo el peor desempeño al cerrar sus operaciones el viernes en 29 mil 158.86 unidades, lo que representó una caída de mil 647.5 puntos en la semana, equivalentes al 5.35 por ciento, con respecto al cierre del 1 de noviembre pasado. Lo peor de todo es que la incertidumbre continúa sobre la economía de Estados Unidos, y en caso de seguir la debilidad, también tendría repercusiones en las empresas mexicanas que dependen en gran parte de las exportaciones.

El recuento de los daños en la Bolsa

El 18 de octubre pasado, el IPC alcanzó su máximo histórico de cierre en 32 mil 836 puntos, quedando a sólo 5 por ciento de alcanzar el objetivo optimista de 34 mil 500 puntos que tiene para este año. Sin embargo, la crisis del sector hipotecario estadounidense cambió las expectativas, y desde entonces, el IPC acumula una pérdida de tres mil 677 puntos, equivalentes al 11.2 por ciento, ubicándose actualmente en el mismo nivel que alcanzó el pasado 22 de agosto, precisamente cuando se estaba recuperando de la caída que tuvo el 16 de agosto hasta 26 mil 445 puntos intradía, y 27 mil 793 al cierre. Por esta razón, es que algunos analistas técnicos esperan que la caída actual alcance los 27 mil 800 puntos, pero además es un nivel que coincide con un soporte marcado en función de los números de Fibonacci, lo que hace más fuerte ese piso. Sin embargo, hay emisoras que se han ajustado en forma más agresiva que el IPC, lo que hace que se vuelvan atractivas sobre los niveles actuales, aunque lo mejor es esperar todavía un poco más a ver cómo se van acomodando las cosas.

En caso que el IPC se acerque a los niveles esperados, habría que analizar el entorno económico internacional, y en caso que se perciba una salida favorable de esta crisis, sería un buen momento para empezar a comprar con objetivos de largo plazo, y en caso que no resultaran bien las cosas, los precios tardarían más en subir pero a la larga las ganancias serían muy favorables porque están comprando en buenos niveles.

A mucha gente le preocupa que la Bolsa baje, sobre todo a quien está perdiendo, o a quien no aprovechó las ganancias que llegó a tener, pero los mercados son así, y no hay que desesperarse, en particular quien invierte con objetivos de largo plazo. El mercado tarde o temprano regresará a los máximos que alcanzó, y no hay que descartar que lo haga este mismo año, lo cual abre una gran oportunidad para quien cuenta con liquidez, porque puede adquirir acciones a precios hasta 40 por ciento más baratos que los que han llegado a cotizar en los últimos 12 meses. Algunos ejemplos de estos casos son:

ARA*. El castigo que ha tenido la acción por no cumplir la empresa con sus expectativas de crecimiento, es un tanto exagerado si se considera que el precio ha caído 46.8 por ciento, a 10.65 pesos, desde que alcanzó su máximo histórico de 20 pesos el 22 de febrero de 2007. Sin embargo, hay posibilidades que la acción encuentre un piso en 10.50 pesos.

CEMEX CPO. La amenaza de una desaceleración económica mayor en Estados Unidos, sigue repercutiendo directamente en el precio de las acciones de Cemex, que al cierre del jueves pasado estaba en 28.79 pesos, acumulando una pérdida de 35.3 por ciento, con respecto al máximo histórico de 44.50 pesos que alcanzó el 18 de junio pasado. Aunque la acción parece muy subvaluada, el temor de que la economía de Estados Unidos se desacelere más, hace mantener cautelosos a los inversionistas, por lo que en caso de seguir ajustando el mercado, Cemex Cpo podría seguir bajando hasta el próximo soporte que tiene en 27.50 pesos.

FEMSA UBD. Las acciones de Femsa UBD siguen cuesta abajo, al cerrar el viernes en 36.13 pesos. Sin embargo, considerando el máximo histórico de 48.58 pesos registrado el 14 de febrero de 2007, acumula a la fecha una caída de 25.6 por ciento. La debilidad de esta acción es un reflejo de los costos que siguen afectando a la empresa, en particular los granos y el aluminio, que son dos de sus principales materias primas.

GEO B. El cambio en sus expectativas y el rumor de haber proporcionado información anticipada a corredurías de Estados Unidos, ha provocado un castigo severo al precio de la acción de 47.4 por ciento, desde que alcanzó su máximo histórico de 68.77 pesos hasta el cierre de este viernes en 36.18 pesos. Aunque la acción se encuentra en niveles atractivos, y en cierto punto subvaluada, la incertidumbre del mercado podría ajustarla un poco más, posiblemente alrededor de 32 pesos. Sobre todo si no logra una recuperación importante en sus ingresos durante el cuarto trimestre, como parece ser que así será.

HOMEX*. Sin deberla, y aun con un buen reporte del tercer trimestre, la acción ha sido castigada, aunque no al grado de Ara y Geo. Al cierre del jueves 8 de noviembre, la acción cerró en 88.12 pesos, su nivel más bajo de este año, después de haber alcanzado el máximo histórico de 117.20 pesos a principios de febrero de este año, lo que representa una caída de 24.8 por ciento; sin embargo, en caso que persista el ajuste general del mercado, la acción podría bajar todavía hasta 83.60 pesos, donde tiene un soporte importante. (Con información de El Financiero/GCE)

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.