Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Jonathan Mayer, un estudiante de posgrado en Stanford, fue quien descubrió la infracción de Google frente al navegador de Apple, Safari. Mayer también identificó que Vibrant Media y PointRoll eludían el bloqueo de cookies del navegador y reveló la información al Wall Street Journal.

Google reconoció que había instalado cookies, pequeños archivos que registran la información sobre las acciones que realizan los usuarios en Internet, para activar algunas funciones de navegación. Sin embargo, esto permitió que otras cookies de tipo publicitarios se instalaran en el navegador.
 


Normalmente, Safari bloquea cookies de rastreo por defecto, sólo aceptándolas temporalmente del dominio actual.

Por ejemplo, la petición para poner una cookie en el dispositivo sería bien aceptada, si Amazon quisiera rastrear la posición del usuario en su propio sitio. El modelo de rechazo es si sitios como Google o Vibrant Media, desean instalar cookies para el seguimiento a través de varios sitios web. Este caso se da para que el buscador, pueda habilitar su funcionar de destacar con un “+1” contenido de terceros, por lo que necesita una codificación distinta para comprobar si los usuarios de Safari han iniciado sesión o no en Google.

Las cookies que Google logró instalar en Safari debían ser temporales, pero las peculiaridades técnicas del navegador permitieron que se almacenaran por meses, dando como resultado una incalculable colección de cookies con información de sus usuarios.

Considerado como un problema técnico por parte del buscador, otros ven un verdadero espionaje para analizar los hábitos de usuarios. “No anticipamos que esto a iba a suceder, y ya comenzamos la eliminación de estas cookies de publicidad de los navegadores Safari”, señaló el comunicado de Google.

De todas formas, es un gran error que afecta sus relaciones públicas e imagen, considerando que Google también se encuentra bajo escrutinio y puesto en duda por su reciente cambio de políticas de privacidad.

Por su parte, Microsoft también trató de confrontar a Google, afirmando que los usuarios de Internet Explorer (IE) estaban sujetos a las mismas inclusiones de cookies. Sin embargo, su argumento parece ser mucho más débil y carece de validez técnica. ¿La razón?, el protocolo utilizado por IE, P3P, es anticuado (2002), por lo que las cookies se instalan con facilidad. La mayor parte de los sitios, incluido Facebook, desecharon seguir trabajando en P3P, por considerarse irrelevante y obsoleto. De hecho, se suspendió el trabajo en este protocolo hace años. 

¿Espionaje o error técnico?

Fuente: www.altonivel.com.mx

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.