Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Bien dice el dicho: “más vale prevenir que lamentar”. Sin embargo, más de la mitad de los empresarios mexicanos no previenen los daños que puede ocasionar un temblor. ¿Las consecuencias? Deterioro del inmueble y equipo, fallas en las telecomunicaciones, así como pérdida de la información y mercancía. Con estos sucesos, muchas empresas no pueden reiniciar sus operaciones.

De acuerdo con una encuesta de Regus, donde se recopilaron las opiniones de más de 12,000 empresarios de 85 países. En México, 56% de las empresas no tienen un plan de recuperación ante desastres en el lugar de trabajo que pueda estar disponible en un plazo de 24 horas.

Cati Cerda, directora general de Regus, indicó que casi la mitad de los empresarios en México tienen la percepción de que es caro invertir en un plan de recuperación ante desastres. “Pero también muchas empresas están dispuestas a pagar un cargo mensual para resarcir los daños en caso de emergencia”.

Marcos Zavala, asesor profesional de seguros con más de 20 años de experiencia en el sector, dijo que en México existe una respuesta pobre sobre la protección. “No llegamos ni al 10% de Pymes aseguradas”, afirmó.

Desde hace algunos años, la Ley de Protección Civil ha exigido a las empresas mexicanas que se aseguren. “Esto ha sido un fenómeno muy importante porque las aseguradoras no estaban acercándose tanto a las pequeñas empresas”.

De 100 aseguradoras que existen en el país, alrededor de 50 ofrecen el seguro de daños que incluye la parte de temblores.

¿Y cuánto cuesta? “Cualquier negocio que tenga una inversión de cien mil pesos en infraestructura, muebles, mercancía, etcétera, el seguro cuesta mil 200 pesos al año. Y si tienes un negocio de mucha más inversión, se mantiene esa proporción. Realmente no es caro, y el pago puede ser anual, semestral, trimestral o mensual”.

Un seguro completo incluye daños materiales por incendio, temblores y erupción volcánica. Así como daños por fenómenos hidrometeorológicos como una inundación, huracán, granizo, vientos tempestuosos, toda afectación por agua. Además de otros imprevistos como caída de un árbol sobre tu negocio, que se estrelle un coche o camión en tu local o que caigan objetos de aviones. Asimismo, otro tipo de perjuicios son los que involucran a terceras personas. Por ejemplo: alguien puede entrar a un comercio y lastimarse por los productos que ahí se venden o tener cualquier otro incidente.

“La cobertura de temblor difícilmente se puede comprar sola. Siempre se compra en un paquete empresarial o comercial”, abundó Zavala.

Acércate a un agente de seguros

El papel del agente de seguros es trasmitir su conocimiento al empresario para que sepa exactamente qué riesgos tiene que cubrir, y no cometa errores. “Me he encontrado empresas que tienen protección contra inundación, y se encuentran en un octavo piso. Ahí es rarísimo que se vayan a inundar, entonces, están pagando una póliza que no necesitan. O hay zonas del país donde nunca tiembla, ¿para qué pagan un seguro de temblor?. También se dan casos donde compran un seguro de cristal y el negocio no tiene cristales”.
 
La gran ventaja es que la asesoría de un experto en seguros es gratuita. “La compañía aseguradora es quien nos paga nuestra comisión”.
 
El asesor en seguros también te ayudará para que puedas cobrar el seguro en el momento oportuno. “Hay que tener cuidado porque a veces uno se lleva sorpresas. Por ejemplo: hay algo que se llama deducible, igual que en el seguro del coche, en donde tus daños tienen que ser superiores a ese deducible. Quizás sólo fue una grieta o se cayó un mueble, y si no rebasa x cantidad, no te van a pagar”.

Evita empezar desde cero o quedar endeudado

Al final de cuentas, ¿por qué es importante asegurar tu negocio? Rafael Rebollar, director de riesgo sencillo de MAPFRE, expresó que los empresarios tienen que pensar en los diferentes imprevistos: que se caiga tu negocio por un terremoto, que se inunde, que tengas alguna responsabilidad civil como consecuencia del propio giro, entre otros sucesos. “Siempre hay que estar muy alertas porque el tener una eventualidad de ese tamaño puede hacer que empieces desde cero otra vez o muchas veces hasta terminar endeudado”.

Con la contratación de un seguro no pones en riesgo todo ese patrimonio que por muchos años has construido. “Tenemos la operación del SeguPyme que empaqueta una serie de coberturas enfocadas a los principales riesgos que pueden amenazar a tu negocio”.

El entrevistado dijo que la inversión anual promedio en la contratación de un seguro por daños catastróficos y fenómenos hidrometeorológicos ronda los 6 o 7,000 pesos.

Es fundamental tomar en cuenta la zona donde se encuentre el riesgo porque de este factor dependerá el costo real.

Finalmente, la invitación es que asegures tu empresa, no cuesta tanto como te imaginas. “El seguro contra daños materiales, que incluye los deterioros por sismos, es muchísimo más barato que asegurar un coche”, concluyó Marcos Zavala.

Fuente: www.mundoejecutivo.mx / *Empresas y Empresarios En Twitter: @Pymes_ME

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.