Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó que el fabricante de vehículos Chrysler LLC pedirá la protección por bancarrota del Capítulo 11 para entrar a un acuerdo con la automotriz italiana Fiat que le permita sobrevivir.

 

"Estoy complacido de anunciar que Chrysler y Fiat han formado una sociedad que tiene una fuerte probabilidad de éxito", precisó Obama. El mandatario dijo que el proceso de quiebra sería rápido y eficiente y expresó su confianza en que Chrysler emergerá de él más fuerte y más competitiva.

La presentación de la protección se hará en Nueva York y el gobierno entregará hasta US$3,500 millones en financiamiento al deudor y hasta US$4,700 millones cuando la alianza se cierre y la reestructuración se complete, en unos 30 a 60 días.

Las expectativas son que Chrysler opere normalmente durante el proceso, que reduzca su red de concesionarios y que consiga permisos para pagar a sus proveedores.

Fracasan acuerdos

La quiebra se hizo necesaria luego de que fracasaron las conversaciones para reducir la deuda de la automotriz entre el Tesoro de E.U. y los acreedores de Chrysler. Chrysler no consiguió el apoyo de los tenedores de bonos, que necesitaba para avanzar en una reestructuración y evitar la primera bancarrota de una gran automotriz en la historia de ese país.

La solicitud de protección por quiebra, generará una reacción en cadena en toda la industria automotriz: los rivales, proveedores y concesionarias de Chrysler y los cientos de miles que viven de la industria.
Sin embargo, La bancarrota no impediría que se logre la alianza que Chrysler negocia con la italiana Fiat.

El diario italiano Corriere Della Serra reportó que se había firmado un acuerdo, pero Fiat luego lo negó. Las fracasadas negociaciones para reestructurar la deuda de Chrysler fueron encabezadas por el grupo asesor de la Casa Blanca para el sector automotriz.

En un intento por convencer a tres firmas de administración de fondos que rechazaron la oferta de recibir US$2,000 millones en efectivo a cambio de los US$6,900 millones en deuda garantizada de Chrysler, funcionarios estadounidenses mejoraron la propuesta agregando US$250 millones, dijeron personas involucradas en esas discusiones.

Chrysler, controlada por Cerberus Capital Group , es uno de los rezagados del sector automotor, pero su situación refleja la depresión que afronta una industria cuyos US$2.6 billones de ingresos anuales equivalen al Producto Interno Bruto de Francia y que emplea a más de 9 millones de personas. La bancarrota marca otro hito para la atribulada industria de las manufacturas de Estados Unidos.

www.altonivel.com.mx

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.