Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com


Desea explotar su espíritu emprendedor en pareja, pero ignora cómo equilibrar el tema con las finanzas. Descuide, la experiencia indica que puede tener éxito.

 

Mantiene una relación estable con su pareja y se ha planteado la posibilidad de emprender un negocio con ella, lo que en el mundo empresarial se conoce como co-preneurs. Pero, ¿están listos los dos para ser socios? Para comenzar a dar forma a su nueva aventura tendrán que definir el tipo de inversión que realizarán y los objetivos que quieren alcanzar como empresarios, así como las funciones que cubrirá cada uno dentro de la nueva sociedad.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA
Los estudios aplicados entre parejas de empresarios indican que la confianza mutua es el elemento principal del éxito en los negocios. Este dato es importante si tomas en cuenta que casi un tercio de las personas le oculta a su pareja cuánto gana y en qué gasta su dinero.
Sinergia y compromiso son otros dos requisitos que los cónyuges deben cumplir si quieren consolidar un proyecto de naturaleza empresarial. La primera se alcanza cuando ambos individuos llegan a la conclusión de que mantendrán la sociedad bajo cualquier circunstancia, incluso ante una eventual ruptura sentimental, pues sólo de esa forma la inversión tendrá futuro. En segundo lugar, el compromiso implica poner el interés mutuo por encima de cualquier contingencia. Otro aspecto que consolida el éxito de la relación pareja-socios es saber identificar y separar los afectos de las decisiones empresariales.

UN CASO DE ÉXITO
Hace más de una década, Bibiana y Gerardo, veterinarios de profesión, decidieron extender su unión al mundo empresarial inaugurando una clínica para animales. Iniciaron la odisea en medio de un mar de dudas, ante el temor de que un eventual fracaso afectara su relación sentimental, que marchaba perfectamente. Siempre se arranca con la ilusión de triunfar.

Pedimos prestado para echar a andar el negocio. Yo tenía miedo a que perdiéramos dinero, pero más a que un descalabro económico afectara nuestra relación, explica Bibiana. El comienzo no fue fácil y por la mente de ambos se paseó la idea del fracaso. Y es que el temor a equivocarse es el mayor obstáculo que enfrentan las parejas de emprendedores, de acuerdo con Gerardo. A esta presión se suman las naturales diferencias de opinión entre los nuevos socios. "Al principio hubo algunos roces. Ya sabes, uno dice que las cosas deben ser de una manera y el otro dice que no, lo que daba pie a toda clase de discusiones".

La solución a tales inconvenientes, explican, la hallaron en la comunicación y la tolerancia. Los dos aprendieron a ser más pacientes y receptivos ante la crítica del otro al darse cuenta que los contratiempos forman parte de cualquier desafío empresarial. "El negocio con tu pareja no tiene que ser motivo de problemas, sino factor de crecimiento, eso lo entendimos pronto", dice Bibiana.

También comprendieron que el secreto del éxito en pareja está en "dividir las funciones, para que cada uno se hiciera responsable de una parte específica del negocio". En este sentido, expone Gerardo, es fundamental que el proyecto empresarial cubra intereses comunes, pues de eso dependerá que ambos se involucren al cien por ciento en él.

"El mejor consejo que puede darse a quienes decidan emprender un negocio entre dos es que lo inicien con bases sólidas, es decir, una buena relación de pareja, porque el negocio les demandará tiempo, dinero y esfuerzo", finaliza Bibiana.

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA...
Gerardo y Bibiana te recomiendan poner atención en los siguientes puntos una vez que has emprendido un negocio en pareja:

* Elige el momento adecuado para emitir opiniones hacia tu compañero.

* Nunca pases por alto los sentimientos de él.

* Aunque tengas un negocio demandante, dedica un espacio para los dos.

* No te lleves los problemas del trabajo a la casa y viceversa.

* Para invertir juntos hay que llevar una excelente relación de pareja.

* Echa mano de la madurez y la tolerancia para solucionar conflictos.

"Hemos visto a muchas parejas fracasar por sus egos, por sus celos o por su falta de unión y sinceridad"... Amanda Miguel y Diego Verdaguer.

AMANDA Y DIEGO, FUSIÓN DE DOS SUEÑOS

Por: Juan Manuel Zaragoza

Artistas y empresarios, Amanda Miguel y Diego Verdaguer abandonaron su natal Argentina para unir sus vidas y hacer realidad sus sueños personales y profesionales en nuestro país. A más de dos décadas de haber iniciado sus respectivas carreras, y de cosechar una buena cantidad de éxitos musicales en el camino, ambos artistas comparten con nosotros algunos de los secretos que les han permitido triunfar en el amor y los negocios.

¿Es posible que tu compañero de toda la vida sea tu mejor socio en los negocios?

Amanda Miguel (AM): Claro, por eso hemos durado tanto juntos en esta industria. A veces no es fácil ponernos de acuerdo, ya que yo tengo mi propia forma de ver las cosas y Diego la suya; sin embargo, la mayoría de las veces coincidimos y somos comprensivos, cada uno tiene libertad de elegir y cuenta con su propio espacio.

¿Cuál es la ventaja de emprender un negocio como pareja?
AM: Que dos seres en la misma dirección y con la misma meta tienen más fuerza que uno solo.

En el ámbito de los negocios ¿cómo determinan las funciones de cada uno?
Diego Verdaguer (DV): Yo soy el director general de la empresa y mi esposa es el oficial del producto, o sea que todo lo que creamos o hacemos es aprobado por ella, incluso la puntualidad de nuestra gente.

¿Cómo logran evitar los celos profesionales?
AM: Las luchas de poder no son más que el resultado de la estupidez, de la falta de seguridad en uno mismo. Nosotros nos consideramos seres inteligentes que únicamente nos deseamos el bien. Sin embargo, hemos visto a muchas parejas fracasar por sus egos, por sus celos o por su falta de unión y sinceridad.

¿Cómo reparten su tiempo entre el trabajo, la familia y la pareja?
AM: A veces es imposible, depende de la prioridad de los proyectos. Eso sí, nuestra familia siempre está primero.

¿Quién de los dos tiene más perfil de empresario?
AM: Diego, sin duda. Yo soy más dura en los negocios y en la toma de decisiones, cosa que a veces no es bueno. Él es mucho más de relaciones públicas y mucho más diplomático para sobrellevar las discrepancias.

A lo largo de su trayectoria ¿han sufrido crisis debido a su actividad profesional?
AM: Todo, absolutamente todo se supera con amor y con la buena intención. Somos inteligentes y nos deseamos lo mejor, en nuestra pareja triunfa la razón, y lo que sea mejor para todos.

Al margen de su labor artística, ¿haber emprendido un negocio juntos los hizo crecer como pareja?
AM: Sí, es un aprendizaje continuo.

DV: Te permite abordar otros roles, jugamos al empresario y a la secretaria (risas)...

Fuente: altonivel.com.mx 

Por: Miguel Colunga

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.