Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A pesar de la enorme popularidad de Twitter, la noticia sobre su venta y el hecho de que no haya muchas ofertas le ha pasado factura en la Bolsa, con una caída superior al 20%. Mal día para los accionistas de Twitter. La compañía ha sufrido un duro revés en los mercados y ha perdido en un solo día un 20,1% de su valor, una cotización que se acerca a la más baja de su historia, registrada este mismo año, dejando atrás su tendencia levemente alcista para colocarse en una delicada posición.

La caída de Twitter llega en uno de los peores momentos para la compañía, ya que aunque la publicidad de los eventos en vivo parecía haber generado cierta esperanza para su monetización, finalmente la junta directiva cedió a las presiones por la falta de rentabilidad y reducción del crecimiento de usuarios, y aceptó el mes pasado vender la empresa.

Twitter se ha marcado el 27 de octubre, la presentación de los resultados de su tercer trimestre, como fecha límite para llegar a un acuerdo con un posible comprador, un margen quizás demasiado corto para una empresa de la magnitud de

Twitter, pero que quizás anunciaron para tratar de crear mayor expectación.

Lamentablemente, el resultado parece que ha sido justo el contrario, y de los tres posibles compradores que se planteaban: Google, Disney y Salesforce, parece que el único que tiene previsto realizar una oferta formal es este último.

Esta situación de desinterés por parte de las empresas ante una de las redes sociales más importantes del planeta, pone de nuevo de manifiesto la delicada situación de Twitter y lleva a pensar que no es tan relevante como se piensa.

En cualquier caso todavía quedan casi tres semanas para saber quién se terminará haciendo con el pájaro azul.

Lea más en www.itespresso.es /

Te puede interesar...

PMTOUR MÉXICO 2017

PMTOUR

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.