• En un mercado cada vez más competido, los emprendedores –que deben ocuparse de conseguir capital, captar talento y hacer que sus proyectos despeguen– se están enfrentando a un impactante índice de fracaso.

  • Hay varias formas en las que se pueden definir una crisis de marca. Se puede hablar de un incidente que demuestra que los valores de la empresa realmente no corresponden con la realidad. También podría hacer referencia a una irresponsabilidad y omisión que habla de una forma negativa del profesionalismo de la organización. Incluso podría hablarse de problemas internos que no permiten fijar un curso a futuro o un simple error que se salió de las manos.