Finanzas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Th 30293 Vino2 122 578lo

De la misma manera que todo buen platillo lleva como acompañante ideal un determinado vino, toda inversión debe identificar la estrategia más adecuada, esto es, la que mejor se ajusta al perfil de riesgo, tiempos  y objetivos de cada inversionista.

En el marco de la degustación de algunos platillos realizados por una de las mejores chefs de nuestro país,  Skandia y Principal Financial México promovieron un acercamiento de inversionistas con asesores y ejecutivos especializados en el diseño de planes de inversión a la medida de cada individuo.

Nada mas semejante a la armonización que se logra entre el vino y la comida, es la que todo persona debe proponerse al realizar cualquier inversión; en el  caso de la buena mesa, no importa si se trata de una entrada, un plato principal de carne roja o blanca o incluso el postre, el buen sommelier tiene siempre una recomendación específica que exalta el sabor del platillo y lo convierte en una agradable experiencia al paladar.

En el caso de una estrategia de inversión, sin importar la edad del inversionista, el monto a invertir o el plazo de permanencia de los recursos,  el asesor financiero siempre tiene la propuesta que mejor se ajusta a las características de cada inversionista, pues trabaja en un diseño personalizado que toma en cuenta, además de las variables mencionadas, su capacidad de ahorro y sus requerimientos, logrando un modelo de ahorro programado cuya capitalización lo dirige al horizonte de objetivos planteados.

El arte culinario considera al maridaje como la adecuada complementación entre el vino y la comida a través de los aromas, sabores y sensaciones, de tal suerte que la correcta combinación logra la participación de la mayoría de los sentidos en cada bocado y en cada sorbo, obteniendo lo mejor de la mezcla que los expertos han vertido en el plato y en la copa.

En materia de inversiones, es el experto asesor, capacitado y permanentemente apoyado en el comité que vigila cada instrumento y segmento del mercado, quien propone la más atinada combinación de alternativas para que el inversionista obtenga un rendimiento mejorado que premie su constancia y esfuerzo. 

Cuando nos sentamos a la mesa,  la presencia de un sommelier  puede no requerirse, en contraste, la asistencia de un asesor de inversión es incuestionable al momento de buscar la adecuada combinación de instrumentos en el universo de las muy variadas opciones que el experto vigila, estudia y elige en la búsqueda de una rentabilidad más alta.

Vale la pena reflexionar en ambos escenarios, el culinario y el de inversiones, acerca del resultado de acercarse a los expertos en cada caso; el maridaje perfecto entre un platillo y un vino donde ninguno es el protagonista principal, sino la comparsa de una perfecta armonía que toca nuestros sentidos, y el maridaje de una  inversión con la adecuada selección de instrumentos que  nos conducirán a la realización de objetivos.

Fuente: http://mx.hsmglobal.com / Por Teresa García