Typography

Un estudio realizado por el Peterson Institute for International Economics y EY reveló que a pesar de los evidentes beneficios económicos que ofrece el contar con una mujer en puestos directivos, muchas compañías continúan sin adoptar una cultura de equidad de género.

En casi 60% de las empresas incluidas en el estudio no había mujeres en la junta directiva, y sólo el 5% tiene a una mujer en la presidencia.

México repitió el lugar 33 de empoderamiento femenino en el sitio de trabajo, según datos de PwC y se encuentra entre los tres países de América con el porcentaje más alto de Directoras Generales o CEO, con un 14%, superado por Brasil y Canadá, que cuentan con el 16% y 15%, respectivamente, de acuerdo a la encuesta Grant Thornton Women in Business 2017.

Entre 2016 y 2017, dicho sondeo consigna que el porcentaje de empresas mexicanas sin mujeres en roles de alto nivel decreció de 52% a 38%, lo cual refleja una mayor apertura a la diversidad de género; en el que destacan los tres puestos directivos mayormente ocupados por el género femenino: Dirección de Operaciones (21%), Dirección Financiera (20%) y Dirección de Recursos Humanos (18%).

Para seguir acortando esta brecha, es de suma importancia exhortar a todas aquellas mujeres en ascenso, a potenciar y poner en práctica nuestras innegables cualidades de liderazgo, sumadas a nuestra natural sensibilidad e intuición.

Para lograr este objetivo, podemos valernos de algunas características de liderazgo que facilitarán nuestro ascenso en dicha escalera:

1. Visión clara y objetiva: De tus cualidades, habilidades y alcance; así como de tus metas profesionales y personales. Poseer metas claras y lograr su cumplimiento, en tiempo y forma, apegada a tus valores, es un proceso que genera respeto y reconocimiento.

2. Trabajo en equipo: El respeto a las ideas, los puntos de vista y el trabajo de tus colegas de trabajo, socios de negocio u otros directivos abre las puertas a la colaboración productiva. Mantén siempre una postura abierta a la retroalimentación y la interacción propositiva orientada al cumplimiento de tus metas profesionales y los objetivos del negocio.

3. Decisiones firmes y convicciones sólidas: Una mujer firme, apegada a sus convicciones y que se atreve a marcar el rumbo de cualquier estrategia, es altamente valorada en cualquier ámbito profesional.

4. Explota positivamente y al máximo las habilidades inherentes a la mujer: Es un hecho que la sensibilidad y la intuición generan grandes beneficios a nivel profesional en cualquier nivel y tienen una repercusión altamente positiva en la satisfacción del personal que colabora contigo, en la toma de decisiones para hacer más rentables los negocios, y propician un mejor y más productivo ambiente laboral. Debemos demostrarle al mundo empresarial y de negocios que estas cualidades femeninas suman para convertirnos en ejecutivas integrales con visión holística.

La equidad de género es un proceso que debemos impulsar a partir de nuestras capacidades y preparación. Es preciso mantener un espíritu de innovación permanente que nos permita influir de la mejor forma en un mundo laboral ansioso de seres humanos con aptitudes sobresalientes que generan y aceleran el proceso evolutivo en vistas a construir una nueva sociedad más productiva y feliz, sin importar la orientación o el género.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx / Por: Georgina Valencia- CFO de SAP México

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.